Advising de Resiliencia

Resistencia

La Resiliencia

La resiliencia es la capacidad que tenemos los seres humanos de afrontar situaciones de máxima adversidad y avanzar con seguridad y templanza por la senda de la incertidumbre. En Lyskam, a través de sesiones de Advising, ayudamos a reenfocar el pensamiento y la acción de manera constructiva. La resiliencia es perfectamente desarrollable en cualquier individuo, a través de ciertas pautas. Cada persona es única y cada situación, también.

Por ello hay múltiples formas de afrontar estas adversidades que, tarde o temprano, nos acechan a lo largo de la vida, tanto personal como profesionalmente. En ocasiones, para conseguirlo, necesitamos la distancia y la experiencia de un tercero, que nos ayude a descubrir las maneras de encarar la situación. Son numerosos los factores que incidirán en nuestra forma de reaccionar: Nuestra situación económica, social, sentimental…, nuestra edad…, nuestra experiencia vital… Todos ellos conforman las fortalezas y debilidades con las que nos enfrentaremos a nuestro problema. Entre las estrategias o acciones que podemos utilizar se encuentran las siguientes.

Estrategias

La aceptación del hecho o acontecimiento

Aceptación

 
La salida de una situación inesperada y desbordante empieza con la aceptación del hecho en si.

La búsqueda de apoyo social para compartir nuestro dolor

Apoyo social

El apoyo social son los recursos humanos (y materiales) 
con que cuenta un individuo o familia para superar una circunstancia adversa.

El desarrollo de un enfoque en positivo

Positivismo

 

Ver el lado bueno de las cosas ayuda a superarlas, y es buena medicina para el alma.

La reorganización de nuestra vida cotidiana para continuar con el día a día

Reorganización de la vida
Los cambios a veces vienen impuestos. Para ganar la batalla a la adversidad conviene cabalgar sobre ellos.

La redefinición de nuevas metas y objetivos

Reorientar tus metas 

¿Puede mi cabeza descansar del infortunio cambiando de objetivo? 

En el plano profesional, la resiliencia debe ser una más de las competencias con las que deben contar, especialmente, los emprendedores. Para desarrollarla e incorporarla en tu propio yo, hay una serie de pasos que, aunque no son imprescindibles sí son deseables:

  • Fomentar las relaciones con la gente que tienes a tu alrededor
  • Tener un pensamiento constructivo
  • Plantear constantemente nuevas metas y objetivos
  • Desarrollar la confianza en uno mismo
  • Aprender a enfrentar los problemas y crecerse con ellos
  • Ser proactivo en la búsqueda de soluciones
La resiliencia  es un don que tenemos las personas y, en ocasiones, necesita ser despertada desde fuera.