Creación del Observatorio

Coaching Lyskam asiste el 26 de noviembre al evento de la creación del nuevo Observatorio de Talento sénior en la Universidad Europea de Madrid. La iniciativa parte de la Fundación Personas y Empresas en colaboración con la Universidad Europea de Madrid y el Grupo Blc.

Javier Cantera, presidente de la fundación, habló sobre los tópicos al uso cuando se habla del talento sénior: 1º, el talento sénior es ‘sénior’, pero primero es ‘talento’; 2º, la innovación no tiene edad; 3º el trabajo es intergeneracional; 4º existen startups ‘sénior’, becarios ‘sénior’, y mentores ‘junior’. Esto nos lleva a la primera ‘idea fuerza’, en términos familiares de Lyskam: la conveniencia del cruce generacional y de habilidades para mejorar la eficiencia.

María Alcolea, directora del Bussiness School Área de la UEM habló del Programa Formativo de Digitalización de Sénior que ya existe en la universidad

Representantes de las empresas ALSA (Javier Carbajo, Consejero Delegado) y KFC (Rogelio Iglesias, Director de RR.HH.) hablaron de cuestiones igualmente importantes: lograr el equilibrio entre la innovación y la experiencia para mejorar el ratio coste-eficiencia (lo que incide en la conocida estrategia de coaching ‘ganar-ganar’); integrar culturas de dentro y de fuera de las empresas; la edad es un plus, no un inconveniente.

Por último, José Mª Gasalla, conferenciante y escritor, nos habló con acierto de una nueva idea-fuerza: la edad no está en el DNI, sino en la cabeza. Trajo a colación la conocida frase Herbert Gorjeo, citada por Alvin Toffler en El shock del futuro: “Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no sepan aprender, desaprender y reaprender”. Añadió a modo de comparación, cómo los ordenadores ‘han de desaprender’ cuando tienen el disco duro lleno, y se ralentizan o dejan de trabajar. Insistió en la importancia de la confianza en el mundo de la empresa, y cómo esta elimina el control, y la cantidad de sinsabores que este produce. Y, paralelamente, resaltó el cuidado de la autoconfianza, basada en los parámetros autoevaluación, autoestima, autocrítica, autoeficiencia, y autodisciplina. ¿Los fracasos? No importan.

Antolín Velasco, director del Observatorio, cerró la sesión caracterizando al talento sénior como aquel que reúne conocimiento, capacidad y experiencia de personas sénior, que las han adquirido a lo largo de su vida mediante el estudio, el trabajo y la experiencia.

Lyskam y el Talento Sénior

Lyskam forma parte de este observatorio y, como miembro del mismo dispone de un servicio de Coaching orientado a Sénior que, fundamentalmente, crea ilusión en un colectivo con talento en dosis elevadas, experiencia probada e ilusión por hacer cosas. Entre otras cosas, se tratan aquí las siguientes cuestiones: 
  • ¿Qué sabe hacer el sénior?
  • ¿Cuál es el valor del sénior?
  • ¿Qué vende el sénior?
El sénior sabe cómo y dónde buscar, es más certero en sus análisis, se equivoca menos y sabe separar el grano de la paja. El sénior debe ser mentor porque así los más jóvenes aprenderán de él. Debe ser generoso para conservar su lugar como referente y ejercer de supervisor para ser una persona a la que se pueda consultar. Todo ello hace que este colectivo esté resurgiendo y concentrando recursos e iniciativas como los del Observatorio.

 

Descárgate gratis el eBook
'DECÁLOGO DE PRÁCTICAS DEL BUEN DIRECTIVO'

No compartimos tus datos con nadie