Rosa algarrada y Jesús Alonso

Manuel Campo Vidal, junto con seis personas más, se han puesto el mundo por montera y han encendido el alma a toda la sociedad. Lo ha hecho de manera organizada y con el impacto de un tsunami.

A modo inaugural de la iniciativa, convocó a unos y otros en el Congreso y el Senado, anunciando más convocatorias y más personas que se sumarán a la causa como ya hemos hecho estas, contagiadas por ese empeño de que la sociedad civil se responsabilice y pasemos de la conversación a la acción.

Se trata de que los problemas que nos afectan a todos, o a gran parte de la sociedad, no queden silenciados o ignorados. Se trata de que seamos capaces de aportar coherencia a nuestro país con el deseo de construir una sociedad mejor y más evolucionada.

Es una iniciativa oportuna y necesaria a la que nos vamos sumando muchos, una nueva forma de intervenir en la vida pública. Nos referimos a una asociación abierta y colectiva para que el talento, el tiempo y la energía de nuestros ciudadanos nos ayude a progresar, a crear futuro y traer certidumbre.

Todos deseamos crear una sociedad fuerte con bases bien asentadas, una sociedad bien articulada donde ‘los desencuentros se conviertan en encuentros, en diálogos potenciadores en los que juntos huyamos del cortoplacismo, la sumisión y del dedo del divino líder‘, como decía con tanto acierto el periodista Paco Moreno.

Profesionalización de las administraciones públicas, educación, transporte, sanidad, creación de un nuevo modelo productivo, desigualdad y desempleo, es nuestra responsabilidad. No podemos construir una sociedad de futuro solo con albañiles y camareros. Necesitamos a nuestros científicos e investigadores en casa, es recomendable que empecemos a ser conscientes y conocedores de nuestros recursos y sacar el máximo partido de ellos con sentido común. Apostar por grandes pactos de estado que nos conviertan en una sociedad respetuosa y dinámica.

El lastre económico que padecemos es muy mejorable, prueba de ello es nuestra burocracia para el emprendimiento. Pero sepan todos alto y claro que son las empresas las que sacaremos entre todos a nuestro país del atolladero y no los gobiernos que sí tienen la obligación de aminorar esa dañina burocracia, pues como nos trasladó la nefróloga Marisa Mesalos empresarios somos los soñadores del siglo XXI en un mar embravecido, en la más absoluta y completa soledad‘. Y pese a tener el viento en contra seguimos navegando, perdiendo el miedo con el entusiasmo que conlleva saber que estamos generando bienestar y ayudando a otras personas. El resultado es la ‘Sociedad Civil por el Debate’.

Aludiendo al famoso Hidalgo manchego Marisa quiso animarnos a que nuestras aportaciones sean profundas, activas y sinceras recordándonos que quizás el Caballero de la Triste Figura no estuviera tan loco y se tratara de un visionario. Y es que, estimado don Quijote, ahora ¡eres más necesario que nunca!.

Valores de esta iniciativa que son compartidos por el ideario y la filosofía de Coaching Lyskam son la mejora de los procesos de comunicación en el ámbito empresarial, el soporte financiero a la I+D, el fomento de los estados de cooperación y la recuperación de nuestra activos intelectuales, así como de la excelencia investigadora y empresarial.

Desde Lyskam queremos apoyar a Manuel Campo Vidal y a su equipo mostrando nuestro más profundo agradecimiento a tan acertada iniciativa y nos disponemos a formar parte de la misma aportando nuestro saber hacer y colaborando en todo aquello que sea de utilidad a los demás.

Ponerse al servicio de los demás, hace que nuestra mente se expanda y nos desarrollemos mejor. Sólo desde el diálogo sereno, la confianza y los estados de colaboración saldremos adelante entendiendo que todos somos uno.

 

Descárgate gratis el eBook
'DECÁLOGO DE PRÁCTICAS DEL BUEN DIRECTIVO'

No compartimos tus datos con nadie