Peligros para la Tierra

La empresa española Deimos Space celebra en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo un curso sobre deflexión de satélites, dentro del ciclo de conferencias titulado “Conocimientos y Valores”. El director del curso, uno de los analistas de misiones espaciales más brillantes del entorno europeo, el ingeniero aeronáutico madrileño Juan Luis Cano, nos comentó la existencia del proyecto Don Quijote nacido en Deimos con la idea de defender a la tierra del impacto de un asteroide, desviando la trayectoria del mismo.

Restos de cohetes, de satélites viejos, de explosiones. Deimos Space facilitó la presencia de Pedro Duque, primer astronauta español en viajar al espacio, el cual nos conciencia de los peligros que genera la basura espacial, un gran riesgo para las misiones espaciales y  posibles impactos de asteroides que podrían caer sobre la órbita terrestre.

El astronauta compartió con Lyskam[1], que cuenta entre otras con la misión de fomentar todo aquello que pueda suponer un diálogo respetable entre hombre y naturaleza, la necesidad de encontrar financiación y de abrir un marco presupuestario para catalogar todo aquello que flota alrededor de la tierra, y que potencialmente puede ser amenazante. Estamos hablando de un coste para este proyecto ‘moderado’, equivalente al de unos kilómetros de autopista o de vía del AVE.

Recuérdese el asteroide que impactó en la ciudad rusa de Cheliábinsk en el año 2013, tras explotar a 20 km de altura, fragmentándose en múltiples trozos. Su tamaño solo era de unos 17 metros, y rompió todos los cristales de la ciudad antes de estrellarse a 80 km de la misma. Sus ondas se detectaron en la Antártida, a donde llegaron a 55 veces la velocidad del sonido. Efémerides más lejanas están en la memoria de todos, como el meteoro de 80 m. que cayó en Tunguska en 1908, con la potencia de una bomba termonuclear o, más lejano, el de 10 km. de diámetro que explotó sobre la península de Yucatán, y determinó la extinción de los dinosaurios hace 65 millones de años. En palabras de Duque, “actualmente, hay catalogados 800 asteroides suficientemente grandes para destruir la humanidad, y todo rastro de vida sobre la Tierra”.

Empresa y política

Apoyar estudios de primer nivel es responsabilidad, no solo de las instituciones, sino también de iniciativas empresariales y de decisiones políticas. Tener visión a largo plazo no está reñido con el carpe diem, porque hay situaciones de riesgo predecibles y evitables. Se trata de practicar la combinación de eficacia y conciencia despierta.

Proyectos de este nivel ven reducidas sus expectativas por causas económicas, pero estar preparados para abordar riesgos reales aún no siendo inmediatos es de puro sentido común. Lo que define a una sociedad evolucionada es su capacidad para aunar esfuerzos y sensibilizar nuestro entorno con más conocimientos y más valores que permitan resolver los asuntos del día a día y asegurar un futuro esperanzador a las generaciones venideras. Hay algunos botones de muestra como el proyecto diseñado en la Escuela Politécnica de la Universidad de Lausanne llamado Pac-Man, un ‘devorador’ de basura espacial que podría ser puesto en órbita en el año 2018, o el proyecto CleanSpace de la ESA.

Responsabilidad Social Corporativa

La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) por la que apuesta Lyskam va siendo una realidad entre nuestras instituciones y empresas cada vez más conscientes del beneficio que ello nos reporta, ya que promueven la integración de programas de responsabilidad en una serie de temas. Según la norma ISO 26000, un hito en la Organización Internacional de Estándares (ISO), estos son integrar el gobierno corporativo, los derechos humanos, las prácticas laborales, el medio ambiente, prácticas justas de negocio, asuntos de los consumidores y desarrollo de la comunidad[2] , en las prácticas internas diarias de las organizaciones. Esta sería la posibilidad de financiación que necesitamos.

La Responsabilidad Social Institucional (RSI) extiende la RSC, y tiene por objeto fortalecer la estructura organizacional y adecuarla a las nuevas funciones otorgadas por la ley. En ambas, parte del beneficio de la empresa (de los sectores público y privado de todo tipo) se canaliza hacia iniciativas como las descritas, trascendiendo de esta forma su labor a la actividad local de la empresa. Tenemos lo necesario, de un lado técnicos de máximo nivel y de otro medios económicos. Es cuestión de voluntad, de apostar por unas prácticas empresariales e institucionales que promuevan el progreso. Una de las misión de Lyskam es promover esfuerzos empresariales, institucionales y políticos a fin de generar una sociedad más avanzada, que se ocupa y se preocupa.

La práctica de la RSC y/o RSI suponen abrir un marco de innovación, y esta tiene como objeto crear nuevos espacios de mercado y abrir a nuevas oportunidades de negocio que, a fin de cuentas, es lo que las empresas del planeta azul buscamos.

 

[1] ‘Science and Technology Challenges of Space Debris Removal and Asteroid Deflection‘, Ciclo de conferencias ‘Conocimiento y Valores’, Univ. Int. Menéndez Pelayo, Santander, 9-julio-2015.

[2] ISO 26000, visión general del proyecto, http://www.iso.org/iso/iso_26000_project_overview-es.pdf.

 

Descárgate gratis el eBook
'DECÁLOGO DE PRÁCTICAS DEL BUEN DIRECTIVO'

No compartimos tus datos con nadie